28 dic. 2011

 Te odio, no puedo evitarlo. Intenté cambiarlo, pero creo que es imposible. Cuando estoy a punto de olvidarte, apareces nuevamente, ocupando todos mis pensamientos, haciéndome creer que lo nuestro no terminó, que todavía me quieres. Pero al mismo tiempo me doy cuenta que no te importo, tu fría mirada que penetra mi corazón me destroza a cada instante, tus palabras insensatas que me pasan por arriba me demuestran que ya no pensas en mi, no sos el de antes, aunque sea conmigo, no lo sos.
 En el amor no hay odio, pero en el odio creo que si hay amor.
Escondido entre tantos malos pensamientos, siempre uno bueno enterrado en esos trágicos deseos esta. Esa parte buena en mi no esta tan enterrada, tan perdida en mis lamentos, esa parte buena es nuestro pasado, nuestro corto e imperfecto pasado. Tal vez para vos no sean buenos recuerdos, tal vez lo niegas todo, pero también puede ser que yo nunca olvidaré todo lo que vivimos y que aunque quiera negarlo me revienta verte lejos mio y con otras. No sos mio, y por eso te odio.

No hay comentarios:

Publicar un comentario